lunes, 16 de mayo de 2016

Relato: "Las lágrimas de un niño"

El cielo, el vaso y la guapa camarera que me había atendido era en lo único que podía pensar en ese momento. Estaba solo, tomé un trago de la copa que tenía delante y dejé que mi mente viajara a mi pasado de nuevo. Otra vez ese recuerdo regresaba a mi mente.
         
Estaba en el entierro de mis padres, lo sabía por  el gran cartel de la pared: "Mostramos nuestros respetos a Helena y Pedro Soto" Aquellos eran los nombres de mis padres. Mi hermano pequeño estaba delante del ataúd, estaba llorando. Me acerqué a él y posé mi mano en su hombro.

        -   Me voy a ir Luis. - le dije mirándolo. Él levantó la cabeza y me miró con lágrimas en su cara.
        -    Por favor. No me dejes como ellos Iván. ¡Quédate conmigo! - me rogó.


         No podía estar allí mucho más tiempo; Necesita irme lo más lejos posible. Así que dejé a mi hermano pequeño solo. Fui tan irresponsable que lo dejé completamente solo. Me mudé a la ciudad más lejos y dejé a mi hermano con nuestros vecinos.

         Esto pasó hace un año y todavía hoy me atormentaba. Miré hacia el vaso vació y levanté mis cejas para preguntar por otra bebida a la guapa camarera cuando escuché una voz familiar a mis espaldas.
        
         -   Invito yo a esa copa. - gritó alguien tras de mí.

         Me giré y vi a mi amigo Mason.

          -    ¿Qué haces aquí? - refunfuñé. - Quiero estar solo ¡Vete!

         -    ¿Por qué? - preguntó haciéndose el sorprendido.
          -    Quiero emborracharme y dormir en la primera esquina que encuentre.
          -    Solo intento recordarte lo que es más importante en tu vida. ¡Vuelve con él Iván! - me dijo. - Necesita a su hermano mayor. ¡Madura de una vez! - me gritó.
          -    ¿Por qué crees eso?
          -    Porque le conozco y no le gusta estar solo. Ha pasado un año, Iván. Ve y sé el adulto que tu hermano necesita a su lado.

         Él me entendía, sabía en quien estaba pensando pero yo no quería escuchar la verdad. Prefería encerrarme en el bar y beber hasta perder la razón.

         Dejó unas monedas encima de la mesa para pagar la cuenta y se marchó. Se dio media vuelta y se fue por donde había venido. Me dejó pensativo con mi copa. Honestamente, eso era lo que debía haber hecho durante el año pasado. Era muy cobarde.

                                           *************************


         La ciudad no había cambiado mucho desde la última vez que había estado aquí. Estaba delante de mi portal indeciso e incapaz de sacar la llave del bolsillo delantero de mi pantalón. Temía que hubieran cambiado la cerradura. Tuve suerte y pude abrir la puerta. Pensaba en la reacción de mi hermano y en el miedo de ser rechazado. Decidí armarme de coraje e intentar volver a ser la persona que él recordaba. Subí las escaleras y entré en mi casa. Encontré a mi hermano mirando una foto mía. Una lagrima cayó en mi mejilla.

-    Hola hermanito ¿Me echabas de menos? - le dije.


         Luis se abalanzó sobre mis brazos y me abrazó fuertemente. Pude notar que su dolor era el mismo que el mío y que solo yo podía comprenderlo. Me necesitaba tanto como yo a él, así que aproximé mi boca a su oído y susurré: "No volveré a marcharme de tu lado. Yo cuidaré de tí."


Este es un relato de uno de los personajes de "Pequeños Secretos" la obra que está publicada en Wattpad: https://www.wattpad.com/story/19353883-peque%C3%B1os-secretos-%C2%A9-zayn-malik-reescrita




2 comentarios:

  1. Wow... Me gusta este relato. Además se lee muy rápido.
    Aunque Iván me da pena, qué triste. Al menos, hace lo mejor, solo necesitaba ese empujón final 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cris!! Eres la mejoor <3 (Aclaración Iván es Ian de "Pequeños secretos" ahora recuerda lo que sabe Abby de él y ata cabos)

      Eliminar